La necesidad de la educación en el ser humano hoy en día es más prominente, sobretodo con los niños y jóvenes actuales, que se encuentran en un mundo cuyo ambiente generalizado, mentalidad y cultura llevan a la duda del valor del ser humano y el reconocimiento de la verdad, lo que crea un clima difícil  para transmitir certezas y valores, ocasionando distorsiones en los caminos de vida de los educandos.

Un Educador debe disponer de cercanía y  confianza con sus educandos, porque dando de si mismo ayudará a superar en ellos sus egoísmos y orientándolos  hacia un amor auténtico de ser, encauzando en el trayecto hacia la verdad y el bien, siendo un testigo de los mismos, bajo plena conciencia de su misión.

En esto último, vale tener presente que el ser humano de ahora, escucha más a un testigo que a un docente, y si escucha a èste es porque es testigo, significando esto que vive la verdad que propone a su estudiante, ayudando sobremanera a superar el individualismo y el relativismo moral,  espiritual y religioso de la actualidad.

Anuncios